Sábado, 21 de octubre de 2017 | 0:51 AM
 
 
 
 
Está en: Inicio / Consultas / Náuseas en el embarazo
 
 
 
 
 
 
Páginas 1 [2]
 
 
Náuseas en el embarazo
por: José A. de la Osa
Consultado: Doctor Filiberto Castañeda Barbán
Son muchas las teorías expuestas para explicar las náuseas y vómitos observados habitualmente durante el período inicial del embarazo, cuyos síntomas varían en su forma de presentación. Entre las más citadas se encuentran la biológica y la psicológica.

Uno de los factores involucrados en la presentación de esos estados es la gonadotropina, una hormona circulante que aparece de forma elevada en las primeras semanas del embarazo, con un objetivo preciso: asegurar en sus comienzos el crecimiento y desarrollo del embarazo; el otro es de índole psicológica: trata de dar respuesta al porqué un número de mujeres presentan los síntomas de náuseas o vómitos, o ambos, y otras no.

Los que sostienen la teoría psicológica se preguntan que si fuera un mecanismo exclusivamente fisiológico, todas las gestantes debieran presentar similares síntomas de náuseas y vómitos, y por ello sostienen que en las que se producen prevalece, conscientes o no, el temor al embarazo; o que, por ese estado especial en que se encuentran, reclaman una máxima atención de su pareja.

Para el doctor Filiberto Castañeda Barbán, especialista en Ginecobstetricia del Hospital América Arias, situado en la barriada capitalina del Vedado, este denominado “mal de madres” se origina al producirse un desequilibrio hormonal (aumento de la gonadotropina) en las primeras semanas de la gestación, que tiende a estabilizarse sin tratamiento por lo regular transcurridas las primeras doce semanas.

 

¿Los desencadenantes de ese estado, doctor, pudieran ser las comidas, los olores o sabores?

No son ciertamente los desencadenantes, pero muchas gestantes los relacionan, pues las náuseas les aparecen al saborear algún alimento, ante un olor determinado como el del tabaco e incluso el de una persona allegada y querida.

¿Se debe descartar también alguna enfermedad concurrente que pueda ser la causa de las náuseas o los vómitos?

Sí. Algunas enfermedades como, por ejemplo, la hepatitis o la sepsis urinaria, pueden enmascararse durante el período de gestación, por lo que la propia paciente y los especialistas deben estar prevenidos. Es bueno conocer que existen dos condiciones obstétricas que incrementan los síntomas de náuseas y, sobre todo, los vómitos: el embarazo gemelar (se produce un mayor incremento hormonal en las primeras semanas) y por el denominado embarazo molar (ausencia de desarrollo del embrión).

¿En qué porcentaje de gestantes se produce este llamado “mal de madres”?

Lo habitual es que las náuseas y vómitos afecten entre un 10 y un 15 por ciento de las embarazadas.

¿Esas manifestaciones aparecen principalmente en las “primerizas” o, también, en subsiguientes embarazos?

Son mucho más usuales en las mujeres que paren la primera vez, aunque se presentan también (por lo regular con menor frecuencia) en subsiguientes embarazos. En mi práctica clínica he atendido mujeres que tienen náuseas y vómitos en todos sus embarazos.

 
 
 
Páginas 1 [2]
 
 


 
 
 
 
 
Cultura alimentaria
[+]
 
 
 

UN POCO DE HISTORIA

Desde los tiempos más remotos el hombre es el único animal que al cocinar sus alimentos le añade sal y se ha demostrado que el ser humano ingiere varias veces más sal que sus necesidades diarias.

Los romanos utilizaban la sal para pagar a sus...

 
 
La dosis exacta
[+]
 
 
 
En el proceso normal de envejecimiento pueden afectarse determinados órganos como el riñón y el hígado, al igual que la respuesta de algunos receptores del organismo ante la acción de determinados medicamentos. Entre ellos está la clortalidona, diurético tiacídico que en el adulto mayor puede ocasionar, con cierta frecuencia, hiponatremia e...
 
 
Conozca su cuerpo
 
 
 
 
 
 
 
© Copyright 1997-2017 CITMATEL ®. Todos los derechos reservados.
Elaborado por UEB Servicios Web, CITMATEL.
 
 
 
 
 
 
Alcanfor:
Parte útil: Las hojas
Propiedades medicinales reconocidas: Antipruriginoso (controla la picazón) de piel y mucosas.
Vía de administración: Tópica
 
 
Alcanfor
 
 
[+]