Domingo, 4 de diciembre de 2022 | 11:23 AM
 
 
 
 
Está en: Inicio / Consultas / Narcolepsia
 
 
 
 
 
 
Páginas 1 [2]
 
 
Narcolepsia
por: José A. de la Osa
Consultado: Doctor Jorge Luis de la Osa Palacio
La coincidencia de apellidos abrió un paréntesis imprescindible con mi entrevistado, hasta que al cabo —cruzando vericuetos del árbol genealógico— concluimos con un estrechón de manos al descubrir que el doctor Jorge Luis de la Osa Palacio, dedicado durante más de diez años a la medicina del sueño, y este columnista, son primos. ¡Enhorabuena!

Especialista en Fisiología, investigador, miembro de la Sociedad de Neurociencias de Cuba y de la Asociación Ibérica de Patología del Sueño, De la Osa Palacio pertenece al Grupo Cubano de Trastornos del Sueño del Laboratorio de Neurofisiología del Instituto Superior de Ciencias Médicas Victoria de Girón, y ofrece consultas también en el Hospital Militar Carlos J. Finlay de la capital.

Inicialmente se puso sobre el tapete que la narcolepsia es un trastorno que se distingue por episodios diurnos de sueño incontrolables y súbitos para comenzar después la ronda de preguntas:

¿Se considera la narcolepsia una enfermedad?

Sí, es una enfermedad caracterizada por un trastorno del sueño y la vigilia, cuyos síntomas son una excesiva somnolencia con ataques de sueño invencibles, pérdida súbita del tono muscular habitualmente provocada por emociones intensas agradables o desagradables, y si esa pérdida súbita es generalizada provoca la caída del sujeto al suelo, con preservación de la conciencia y la memoria. También parálisis de sueño (incapacidad de movimientos cuando se está quedando dormido y despertando de una crisis de sueño) e impresiones visuales o auditivas muy vívidas.

 
No es frecuente que se manifiesten de manera conjunta estos cuatro síntomas. El principal es la excesiva somnolencia y después la pérdida súbita del tono muscular.

¿Qué conoce la ciencia hoy en cuanto a su causa?

Es desconocida. Se sabe, sin embargo, que se hereda la susceptibilidad de padecerla. Investigaciones recientes señalan mecanismos neuroquímicos cerebrales que intervienen en el fenómeno del sueño.

¿Se asocia también con alguna enfermedad, o podría constituir incluso una secuela de alguna afección padecida?

Evidencias complementarias vinculan al sistema inmunológico en su origen. En un 15% el comienzo es repentino, a veces después de fiebre por una enfermedad viral.

Se me agolpan de momento varias preguntas: ¿Es una afección frecuente? ¿En qué edades de la vida suelen aparecer los primeros síntomas? ¿Es igualmente común en los hombres que en las mujeres y en cualquier etapa de la vida?

Se registran de 20 a 60 casos por cada 100 mil habitantes, aunque no conocemos la incidencia de la enfermedad en nuestro medio. No existe diferencia entre los sexos, y aparece alrededor de los 14 años. Se han descrito casos de comienzo antes de los 10 años, e incluso después de los 50.

No obstante que los primeros síntomas pueden aparecer en las dos primeras décadas de la vida, con frecuencia el trastorno no se diagnostica hasta la tercera o cuarta década.

 
 
 
Páginas 1 [2]
 
 


 
 
 
 
 
Cultura alimentaria
[+]
 
 
 

Es frecuente la presencia de náuseas después de una intervención quirúrgica. Como los tratamientos actuales no son capaces de controlar completamente este problema, se han intentado encontrar posibles soluciones para esta complicación posquirúrgica.

Por ese motivo ha sido propuesto...
 
 
La dosis exacta
[+]
 
 
 
El paracetamol pertenece al grupo de los analgésicos y antipiréticos; actúa inhibiendo a las prostaglandinas. Existe gran riesgo en la interacción entre el alcohol y el paracetamol. Pues el alcohol inhibe la destrucción del medicamento por el hígado lo que provoca un aumento de la concentración en la sangre del mismo con la consecuente...
 
 
Conozca su cuerpo
 
 
 
 
 
 
 
© Copyright 1997-2022 CITMATEL ®. Todos los derechos reservados.
Elaborado por UEB Servicios Web, CITMATEL.
 
 
 
 
 
 
Menta japonesa:
Parte útil: El follaje
Propiedades medicinales reconocidas: Antiséptico y antiinflamatorio en el sistema respiratorio
Vía de administración: Oral, tópica, nasal
 
 
Menta japonesa
 
 
[+]